arte ceramico en argentina

ARTE CERAMICO

alfarería X alfareros

menu
PRESENTACION
 
TALLERES
ESCUELAS DE CERAMICA

APUNTES

EVENTOS

CONTACTO

 

LIBROS

 

Buscar en el sitio:

Recibir novedades

 

 

 

 

 

Apuntes: HORNOS: Temple y cocción de cerámica. Bizcochada

Por Verónica Alonso (Escuela Municipal de Cerámica de Avellaneda)

Me han preguntado varias veces y por eso decidí hacer un post al respecto, ya que nadie nace sabiendo y la primera vez frente a un horno cerámico nos puede provocar pavura (a mi me dió).

Cómo manejarlo, cómo es la cosa, cómo regularlo y la ansiedad nos puede jugar en contra.

Esto es sólo mi experiencia personal, pero supongo que hasta que uno le agarre la mano al hornito, bien nos puede servir de guía.

Primer paso: cargar el horno.

• Hay que tomarlo con calma, no es sólo apilar y ya. Debemos distribuir y acomodar las piezas en forma pareja dentro del horno, no sirve apilar todo el el fondo (con la excusa de que es sólo una bizcochada) y la parte superior del horno nos queda vacía, vamos a tener brutales diferencias de temperatura y si ponemos conos, vamos a ver que el de arriba va a caer mucho antes que la temperatura real de las piezas.

• Si trabajamos con varias pastas, no meter una pieza hecha con una clase de pasta dentro de otra hecha con otra pasta, cuando éstas dilanten-contraigan con el calor, si la que está adentro dilata más o la de afuera contrae mucho, va a rajar la pieza de afuera.

• Si trabajamos con engobes u óxidos tener cuidado y colocar estas piezas separadas, hay engobes que terminan muy vitrificados y se pegan con otras piezas (por error en su formulación o exceso de esmalte)y hay óxidos que burbujean de lo lindo y saben contaminar a las piezas que lo rodean. (me pasó algo extraño con el cobalto, quedaron mis placas con manchones muy azules...).

• Colocar las piezas bien secas, si tenemos dudas, mejor dejarlas para la próxima horneada. (De unos ladrillos que hicimos, uno estaba completamente torcido, hacía más de un mes que se estaba secando y decidimos recuperar la pasta, pues bien, le pegué un martillazo para partirlo y su interior estaba completamente húmedo y casi blando, ¡y hacía un mes que los estábamos dejando secar! bueno, un ladrillo tiene un espesor considerable, pero se los cuento).

Segundo paso: Encendido del horno

A partir de aquí serán unas tres horas y media de prestarle atención al horno. Un descuido y el horno no perdona.

Imaginen el reloj y lo dividen en cuartos de hora, de esta manera vamos a templar el horno, llegando a la temperatura establecida apagando y encendiendo el horno (si no tiene corte automático) de manera intermitente. Esto es lo que determinará un buen templado sin roturas ni estallido de piezas. No es enciendo el horno, lo llevo a los 100ºC y luego espero una hora, ¡no! Rompemos todo!! calma chicha.

Yo arranco con la puerta del horno cerrada, hay muchos que prefieren dejarla un poquitito entreabierta para que salga el vapor, pero me dijo un fabricante de hornos que con eso lo único que conseguimos es hacer convección de aire, por debajo de la puerta entra aire frío y por arriba sale aire caliente, que las piezas de abajo no se templan por esta entrada de aire frío, que cuando cerremos la puerta y continuemos con la bizcochada estas piezas con suerte van a rondar por los 50ºC. Hay opiniones encontradas al respecto, por eso de las resistencias en los hornos eléctricos pero si las resistencias están calientes ¿cómo es posible que se le pegue vapor de agua? una verdad de perogrullo, pero que cada uno haga como crea conveniente, puerta entreabierta, cerrada...

Templado: 1ª hora
Arrancamos con el horno a temperatura ambiente,
a los 15' alcanzar los 25ºC,
a la 1/2 hora alcanzar los 50ºC
a los 45' llegar a los 75ºC
para llegar a la 1er. hora a los 100º C.

En éste momento sin apagar el horno, mantener la temperatura y destapar las toberas, vamos a ver que sale vapor, a veces mucho: es la humedad de las piezas (aunque suponíamos que estaban secas) dejar que salga todo, esto llevará varios minutos. Cuando veamos que ya no sale vapor, (si no lo podemos ver hacer la prueba del espejo, acercando un espejo a la tobera y éste ya no se empañe). recién ahí entraremos y continuaremos con la segunda hora de cocción.

Templado: 2ª hora:
dejar ahora las toberas destapadas (deben dejarse destapadas hasta los 700ºC, además del vapor a eso de los 300º C podrá salir humo que significará que se queman todos los compuestos orgánicos que pueda contener el barro)
A la hora y 15' llegar a los 130ºC,
a la hora y 1/2 llegar a los 160ºC,
a la hora 45' alcanzar los 190ºC
para llegar a la 2ª hora a los 220ºC.


Templado: 3ª hora.
a las 2hs y 15' llegar a los 250ºC,
a las 2hs. y media alcanzar los 280ºC,
a las 2 hs y 45' llegar a los 310ºC
y a la 3er. hora llegar a los 340ºC


Cocción propiamente dicha, continuación:

A partir de aquí continuaremos la cocción hasta terminar el bizcochado. Yo mantengo un ascenso constante de temperatura de unos 140-150º C por hora. (hablo de bizcocho, porque hay esmaltes que necesitan otros tiempos para madurar y fundir).
Hay varios que dicen que un buen bizcochado está alrededor de los 950ºC. Yo prefiero llevarlo hasta los 1040-1050ºC. pero para evitar esos esmaltes que por su contracción luego se craquelan.
Así le encontre la vuelta para que los esmaltes de baja no queden con esos craquelados que no buscaba y suenen clink, clink, ¡clink! por varios días. (Como todavía no manejo bien la formulación de esmaltes para corregir la dilatación-contracción prefiero evitar todo lo posible que me suceda, pero ya entramos en otro campo).

Notas:

Si durante la cocción tenemos un corte de luz, reiniciar la curva de temperatura desde la temperatura en que ésta se cortó.

Si esmaltan, coloquen conos, porque los pirómetros serán muy lindos, pero luego de varias horneadas estos se entran a descalibrar y podemos tener diferencias y quizas luego un esmalte salga mal porque no llegó a la temperatura para fundirse. ¿pero cómo? si el pirómetro decía tanto???? a veces unos 10º C hacen la diferencia....

Y sí, es un embole hornear, ¡más aburrido!... y más si estás solo. Para colmo no te podés ir a dormir ni irte por ahí, porque un accidente con el horno, un corte de luz, no corta porque el pirómetro anda mal...y bueno, vamos a encontrar los esmaltes una porquería o las piezas todas chuecas.
Paciencia, cuidado y ¡Buena bizcochada!.

 

 
Arte Cerámico // Avellaneda - Buenos Aires, Argentina -- http://www.arteceramico.com.ar/

 

PRESENTACION / PRINCIPAL / CONTACTO /